Ya no es una noticia. Cada mes desde el sexenio anterior la gasolina que se vende en México ha experimentado una alza de precio. Debe quedar claro que en México el precio de la gasolina se establece desde los órganos de gobierno y no esta sujeta a fluctuaciones del mercado, pues solo existe una empresa estatal, PEMEX, que puede vender gasolina.  Se dice que esta alza de precios es consecuencia de una disminución al subsidio público. ¿Es la gasolina un producto básico para los mexicanos?¿Es esta alza de precios justificada o es solo otra manera de obtener dinero por parte del gobierno?

gasolinazo

***************************************************************

Otra vez a ahorcar al ciudadano común. Esta “reducción del subsidio” es dinero que ahora no sabremos a donde va. Los tres niveles del gobierno mexicano son oscuros pozos sin fondo de presupuesto público. El dinero que se empleaba en el subsidio de un bien necesario ahora se va a pagar partidos políticos no representativos o corruptas obras sobrevaluadas.

La gasolina no es un bien de consumo básico. La gasolina sirve para mover automóviles para el transporte de mercancías o personas. La mayor parte del subsidio se da a los vehículos particulares que mueven a la menor parte de la población. Todos estamos financiando a unos cuantos. Eso no es justo.

Aumentar  el precio de la gasolina significa aumentar el precio del transporte público así como el de los productos de consumo básicos, que se transportan en vehículos motorizados. Toda la cadena productiva es vulnerada con este incremento, y al final como siempre somos los consumidores los que lo pagamos.   

El problema tal como es descrito solo depende de un manejo transparente de los recursos que ahora se destinan a subsidiar gasolina. Pero el subsidio a la gasolina es criticable en si mismo. Creer que subsidiar la gasolina hace bien a la sociedad es un error. Esto solo contribuye a situar al automóvil como el centro del desarrollo urbano, deshumanizando cada vez más las ciudades.

Se olvida nuevamente que la economía esta integrada y que una modificación tan grande hacia un producto tan vendido causará un incremento en el precio de casi todos los productos y por ello afectando a la mayoría de la población. Se pretende también el incrementar la contribución de la clase media creando una brecha ya casi inalcanzable para los segmentos de población más pobres. Este impuesto disfrazado hará más difícil salir de pobre.

El error es creer que ser pobre es no tener coche con cual gastar gasolina. Este concepto del automóvil particular como símbolo de estatus es nefasto, pero afortunadamente tal idea es cuestionada más y más. No necesitamos gasolina para vivir bien, y subsidiarla no tiene un verdadero sentido social.