Michoacán se ha convertido en el escenario de un movimiento de ciudadanos armados en contra del cártel de los caballeros templarios. La reacción del gobierno federal se ha dado al fin: Se firmo un acuerdo con el gobierno estatal que orientará las acciones inmediatas, se ha designado un comisionado federal de toda la confianza del presidente (Alfredo Castillo) y se ha movilizado a fuerzas federales. Al mismo tiempo ha iniciado una campaña mediática que busca cambiar la percepción de ingobernabilidad del estado. Tal campaña ha generado resultados ambivalentes: por un lado han sido cautelosos de aparecer sensibles ante los grupos de autodefensa, además de tener capacidad de respuesta capturando a algunas cabezas de los caballeros templarios. Sin embargo el episodio de Antunés, donde oficialmente se reportan dos civiles muertos ante el descontrol militar, y la pifia del video del Dr Manuel Mireles. En el último episodio Mireles apareció en canal 2 (XEW) en un video editado que daba a entender que ordenaba el desarme del grupo de autodefensa que coordina. Posteriormente Mireles publico un video en YouTube reprochando la edición tendenciosa del video y especificando que el desarme estaba condicionado a la captura de siete cabezas de los caballeros templarios.  ¿Que significan estos episodios?¿El gobierno federal esta tratando de maquillar lo que ocurre en Michoacán?¿Se trata de un manejo transparente de la información, con sus respectivas contradicciones por parte de los actores principales?¿Los medios de comunicación están tratando de jugar un papel en el manejo de esta información?

***************************************************************

El gobierno federal esta nuevamente tratando de ganar una guerra con propaganda, una guerra donde no tiene suficientes elementos para brindar gobernabilidad a un estado fallido como es Michoacán. El gobierno de Enrique Peña Nieto ha basado su gobierno en la percepción pública de sus acciones, por lo que no es una sorpresa que de nuevo estemos viendo otro conflicto que se “resuelve” mediante spots de televisión, operativos aparatosos aunque poco efectivos y sobre todo con la opinión favorable de comunicadores dóciles.

El manejo de la información en el caso Michoacán ha sido el que las circunstancias han permitido. El conflicto, ha raíz del surgimiento de los grupos de autodefensa, se torno en una potencial guerra (al momento no se le puede llamar guerra). Su primera acción fue el definir una estrategia de acción ante ciudadanos armados de manera irregular y conforme las circunstancias han cambiado se ha definido la manera de actuar. Pensar en que se busca ganar la “guerra” con propaganda es conspiracionista.

Basémonos en los hechos: Una televisora nacional presenta en su noticiero estelar el video donde supuestamente Mireles intruye al desarme de las autodefensas. Posteriormente sale a la luz un video más claro donde no se encuentra leyendo que desdice el anterior video (en este link se incluye el audio del primer video sin ediciones) . El manejo de esta información fue hecho por el gobierno federal o por alguna parte del gobierno, tratando de legitimar las acciones de desarme que luego ocurrirían en Antúnes.

Es cierto que el primer video tuvo que ser obtenido por alguien con acceso al hospital militar donde se resguarda al Dr Mireles, por lo que se trata de alguien dentro de la estructura militar. Pero el problema de este video es su edición, no el mensaje que se le pide leer. Tal manipulación puede ser un error de un medio de comunicación que buscaba dar una nota grande. En cualquier caso debe quedar claro que el gobierno esta tratando de involucrar a los grupos de autodefensa en la solución del conflicto confrontándose a la opinión de medios nacionales que  han cuestionado su independencia de grupos delictivos.

Pensar que se esta tratando de involucrar a los grupos de autodefensa es también una estrategia mediática. En general la información que tenemos del conflicto y de la participación federal es confusa y poco transparente: No sabemos las recientes capturas de capos son producto de compartir información o si eran labores de inteligencia que ya tenían preparadas. Tampoco es claro cuál es el rol que le están dando al Dr Mireles o si el papel de Alfredo Castillo será más importante que es del gobernador Fausto Vallejo. Esta desinformación tarde o temprano traerá desconfianza.

Cada uno de estos casos es distinto. El papel de Alfredo Castillo es el de apagar una emergencia particular apoyando de cerca a un gobierno estatal. La labor de gobierno en Michoacán es más extensa que el conflicto de Tierra Caliente. La estrategia de comunicación puede que tenga errores pero no se puede asegurar que exista el deseo de desinformar a los ciudadanos.