Este blog me permitió pulir mi capacidad de expresar en palabras lo que pienso. La idea de mostrar ideas contrastadas, jugando al abogado del diablo para ambos lados fue muy novedosa para mí, y por ello decidí seguir esta receta. Fue divertido.

Sin embargo me enfrenté a dos dilemas: Tratar de situarte en los extremos del espectro me forzó a exagerar puntos de vista que no comparto y eso me agoto mucho (tan es así que deje de escribir por bastante tiempo).

El segundo dilema es aún más fuerte; mi fallida imparcialidad. Presentar dos puntos de vista significa de alguna manera que no me comprometo con ninguno de los dos. Pero eso es falso, yo tengo una opinión y ambos puntos de vista siempre tienden ligeramente a lo que pienso, a veces de manera imperceptible.

Entonces, por honestidad intelectual abandonaré esta fórmula y escribiré mi punto de vista y solo en caso de contar con la colaboración de alguien más haré de nuevo ejercicios de contraste de ideas. Muchas gracias por leerme.